Argonauta: los agujeros negros

Mi nueva experiencia como argonauta principiante me capacita para recomendarte algunas cuestiones básicas para que puedas viajar a través de un agujero negro. Lo primero (muy importante) es relajarse dejándote llevar por las sutiles ondas de la oscuridad cerrando bien los ojos y respirando constantemente (inhala, exhala, inhala, exhala, etc.). Es fundamental no dejar de respirar. Todos respiramos hasta los “príncipes azules”. La coloración “lapislázuli” de su piel, se deriva de una patología cardíaca… Aprovechando la tesitura les recomiendo a las princesas que buscan ese tipo de galán, que tengan mucho cuidado puesto que estos machos mueren jóvenes y dan mucho trabajo… (hay bastante literatura al respecto). En caso de que seas un oso (osa), podría ser un grato momento para invernar… Pero tú como yo, que pertenecemos a la estirpe de los viajeros “argonáuticos” debemos seguir estas y otras recomendaciones. La más importante de todas es la utilización de un hilo rojo. Antes de sumergirte en las inmensas y oscuras profundidades, ata con un nudo en tu dedo meñique un hilo rojo. Este objeto de uso cotidiano empleado de esta forma, funciona como una toma tierra (o también conocido como cable a tierra).

Agujero negro

Ya estas preparad@. Puedes navegar por un agujero negro y salir victorioso de esta difícil experiencia. 😉

Anuncios

6 pensamientos en “Argonauta: los agujeros negros

¿Te gustaría dejarme un comentario? Seguro tus palabras me pintan una gran sonrisa

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s