Presentación Burbujas.

Estimad@s Rukit@s de colores, estan tod@s invitad@s a la presentación de Burbujas.
¡¡Biennnn!! ¡¡Yupiiii!! ¡¡Hurra!!
Sí el 4 de mayo estás por Madrid, no te lo puedes perder. Nos vemos en la Casa del Libro de la Gran Vía a las 19 horas.

Saludicos de colorines colorados

Ruka  de Colores by Vero Tapia ©

Anuncios

Burbujas

Estimad@s Rukit@s de colores. Hoy, 22 de abril primaveral otoñal, es un día especial para quien esta detrás de esta pantalla. Por eso tengo una bonita y secreta historia para contarles. ¿Preparados? Aquí va…

Hace ya un “puñadito” de años, había una escritora que pensaba en burbujas…

Mientras tanto en otra parte mundo mundial, había una ilustradora que también pensaba en burbujas…

Esa ilustradora se encontraba triste y confundida porque había pasado un año desde que la “Vero de los ojos grandes” había partido. Decidió entonces regalarse una “Burbuja protectora” que la hiciera sentir reconfortada como en los tiempos en los que, la Vero de los ojos grandes, estaba junto a ella.

De las casualidades, que a mi parecer no son casuales, esa escritora vio la burbuja que había dibujado la ilustradora y decidió conocerla, para hablarle de las “Burbujas” en las que estaba pensando. En la casita de las montañas en las que vive la ilustradora, hablaron largo y tendido de burbujas, burbujitas y burbojotas… El idioma de las Burbujas sin duda era un dialecto que ambas conocían. Entonces la escritora muy contenta se fue a su casa de la ciudad y todas esa burbujeante conversación se transformó en hermosas tipografías. Rápidamente envió ese tesoro a la ilustradora para que ella pudiese convertir ese secreto idioma en delicadas imágenes.

Desde ese momento el taller de la ilustradora se empezó a repletar de un sin fin de burbujas de colores. Habían grandes, pequeñas, compactas, explotando, juntas, separados…

¿Qué ocurrió entonces?

Cuando todas las Burbujas estuvieron preparadas para ver la luz, la editorial  Emonautas especializada en cuentos de educación emocional y en valores, convirtió ese sueño en realidad publicando BURBUJAS.

Ahora puedes ver en Burbujas, las hermosas palabras de la escritora, Teresa Arias, y las delicadas imágenes de la ilustradora, Vero Tapia (Ruka de colores)
Ahora que ya lo sabes, no te lo puedes perder. Saludicos y feliz fin de semana de colores

Ruka  de Colores by Vero Tapia ©

Madre en apuros

Estimados Rukit@s seguimos con “El diario de un adolescente, un cachorrito y la madre que los parió”.

Me pregunto muchas veces a mi misma, ¿como transcurren mis días que desgraciadamente no me permiten sentarme a disfrutar de mi Ruka de Colores y de todos los Rukit@s que me acompaña desde el otro lado de la pantalla? Pues de eso va esta entrada.

Cada día de mi vida se inicia como si fuese una nueva página en blanco dispuesta a rellenarse de todos los colorines colorados “habidos y por haber”. Me despierto con una inmensa sonrisa y la agradable sensación de un nuevo día entero para disfrutar. Pero como todas las madres y padres que tienen adolescentes, cachorritos y otros diminutos compañeros… nada más tomar conciencia de la situación, las obligaciones empiezan a alterar ese “frágil” equilibrio… que si desayuno, deberes, colaciones, bocadillos, orden, limpieza, compras, imprevistos varios, almuerzo, comida, merienda, colegios, estudios… Ufff…Ufff… Ufff…

Entonces te ves atrapado en una vorágine de circunstancias, qué no solo alteran tu “equilibrio espiritual”, sino todos los demás equilibrios que te acompañan. A esas alturas solo puedas considerarte un ser “desequilibrado”.

Madre en apuros

¿Entonces como puedes terminar el día? Nada más y nada menos que agotad@.

Saludicos de colores 😉

Ruka  de Colores by Vero Tapia ©

La casa verde

Rukitos y Rukitas de colores. En esta ocasión comparto con ustedes unas palabritas autobiográficas que escribió una persona muy especial para mi. Nos describe su mundo desde la visión de una niña de tan solo doce años de edad, aunque estas palabras las redactó con más de sesenta años. Es un extenso escrito que me hubiese gustado poder ilustrar junto a ella, pero por circunstancias de la vida, no ha podido ser así…

Empiezo por la primera parte de este relato, donde con mucho cariño, nos describe su Verde Casa.

La Casa Verde

“Los invito a conocer donde yo vivía, era una casa de color verde oscuro con unas paredes muy altas en las cuales había tres ventanas. En estos muros que tenían en su interior unos hierros que los decoraban hay un portón de reja en puntas muy grande, el cual siempre permanecía con candado. El terreno era de 2550 metros cuadrados y la casa era de 600 metros. Esta casa esta ubicada en Santiago, Ñuñoa, en la calle Los Cerezos, por el lado sur, había un sitio eriazo y por el lado norte había una familia constituida por padres y dos hijos, en la parte posterior de la casa había un colegio muy pequeño. Nuestra casa estaba a media cuadra de Irarrazaval”.

Ruka de Colores by Vero Tapia ©

El cojín de Armandillo

(Érase una vez un cuento sobre una niña y un oso hormiguero que me regaló una amiga…)

“Armandillo es un oso hormiguero que está buscando un lugar para dormir. El suelo no le gusta y en las ramas se asusta. Le ha explicado su problema a su amiga Claudia, una niña muy lista que tiene mucha vista. Ella también tiene un problema, su cama no tiene almohada y tampoco puede dormir. Los dos unen sus cabezas y se ponen a pensar…

Armandillo se hace un ovillo, Claudia lo ve y tiene una idea:

– ¡Armandillo! amigo, puedes dormir conmigo. Yo apoyaré la cabeza en ti y así serás mi cojín”.

Armandillo y Claudia

Buenas noches Rukitas y Rukitos de Colores…

Ruka de Colores by Vero Tapia ©

Sobre viajes y viajeros: Parte 5

Nayen y Lilen me enseñaron que cuando siembras y riegas tus ilusiones, lo mas probable es que coseches sabrosos sueños… Y que cuando siembras y riegas tus semillas bajo tierra, la “Madre Tierra” te regala energía para el cuerpo y tranquilidad para el espíritu.

Es que en este maravilloso pueblo oculto en las montañas los alimentos que ellas comparten huelen a lo que tienen que oler y saben a lo que tienen que saber… Y de ese ganado tan especial que cuidan como parte de su familia preparan deliciosos quesos que dejan madurar en un hermoso almacén y que intercambian por algún sueño pasajero…

Pero para ellas estas circunstancias son tan importantes como las sabias palabras de la poetisa Gloria Fuertes:

“El mejor alimento es que siempre estés contento”.

El alimentoRuka de Colores by Vero Tapia ©

Argonautas: “El Escuchante” y “El Opinante”

Estimados viajeros “Argonáuticos”, mis sinceras disculpas por encontrarme tanto tiempo alejada de este grupo ínter-estelar. Espero y deseo que la búsqueda personal del vellocino dorado siga siendo un fructífero y hermoso camino a través de este colorido paraíso terrenal.

Yo por mi parte les cuento que fui absorbida por un agujero negro, y un grave descuido, me impidió seguir una de las principales recomendaciones para viajeros de nuestra estirpe. Les recuerdo que el muy sencillo acto de “Portar un hilo rojo atado al dedo corazón”, podría haber sido mi salvación. Este mágico artilugio, nos puede servir de “Cable a tierra” en aquellas puntuales ocasiones, en las que no sabemos o no podemos encontrar la salida o el camino de regreso.

Esta brutal negligencia me ha llevado hacia una adversa pero evitable circunstancia, que me ha costado varias luchas internas y/o externas, contra mi invisible y nebuloso lado oscuro. Uff…

La buena noticia es que ya estoy aquí. Con nuevas preguntas… pero con menos respuestas… Por ello me he tomado la libertad de escribir estas palabras y de paso poder reflexionar sobre ellas.

Existen dos personajes con los que nos solemos encontrar en toda clase de eventos sociales: “El Escuchante” y “El Opinante”. Muchos de ellos transitan por nuestro mundo dirigiéndose hacia nosotros, con polifacéticos y dictadores argumentos.

Un detalle que debemos tener en cuentan y no puedo dejar de destacar, es que ambos personajes no pueden vivir sin su “homónimo”. O mejor dicho, sin su “antagónico”. Es decir, no pueden existir el uno sin el otro.

Patológicamente solemos encontrarnos en uno de estos dos grupos humanos. Cual de los dos grupos formaremos, depende del momento y las circunstancias personales que tengamos en ese preciso instante o en esa puntual situación.

El Opinante, siempre tiene que dar a conocer su punto de vista sobre lo que se esta debatiendo en ese momento. Opina sobre todas y cada una de las danzarinas ideas que entran a la pista de baile. Le cuesta mucho, o le es imposible, callarse o intentar escuchar. Por ello una simple conversación se torna un largo y reiterativo monólogo, que circunscribe siempre el mismo transito dialéctico. Ese transito dialéctico se conoce vulgarmente bajo nombre de “Youpino” (recordemos a “31 Minutos” y su “Yo opino”, que ilustra a este prototipo humanoide de forma realmente genial). Si por esas casualidades de la vida, se juntan dos Opinantes o más, la situación suele ser “insostenible” para los Escuchantes de turno.

El Opinante

En el lado opuesto del cuadrilátero, se encuentra el Escuchante. Silenciosamente oye lo que el Opinante dice. Piensa, reflexiona, o simplemente desea que el tiempo transcurra… Que transcurra, lo más rápidamente posible… Desea abiertamente que Cronos escuche sus plegarias y le permita salir de allí con la rapidez de un simple suspiro. Otras veces utiliza sus mágicos poderes y bloquea el sentido de la audición… Ahora se encuentra ausente de la larga y absurda plegaria, en la que por motivos de índoles diversas, estaba inserto.

Como buenos argonautas, debemos intentar encontrar el equilibrio entre ambos personajes. Ambas camisetas nos impiden caminar hacia la búsqueda del vellocino dorado y la libertad de disfrutar de nuestro hermoso jardín personal.

Sin más que decir y esperando que los cambios nos inunden, se despide cariñosamente, una viajera argonáutica. Feliz semana de colores.

Ruka de Colores by Vero Tapia ©

“Conselegres” y “Legresejos”

Hoy me he dado cuenta de una circunstancia insólita, que me ha cambiado la forma de ver la vida. Un preciado amigo Esquimal, que suele visitarme con regularidad, me ha dicho con su amplia sabiduría ancestral proveniente de los legítimos Inuit, que a él no le gusta dar consejos. Y mira tu por donde, resulta que me he dado cuenta que a mí, tampoco… Te preguntarás, y con más que sobrada razón, entonces ¿que hace la Vero colgando cada día uno de ellos?. La respuesta es simple. No lo había pensado con detenimiento… Me he dejado llevar por las creativas circunstancias emocionales…

Yo creo que los responsables de tan inaudito suceso con características cuasi “paranormales”, son los pajaritos de colores que viven en mi sesera. No paran ni un momento… Para que se queden tranquilos, los suelo entretener con alguna divertida historia. La de las frases-consejos les había gustado… Ahí se encuentra el meollo del asunto en cuestión.

A mi me gusta que los amig@s que tengo del otro lado de la pantalla, se sienten en mi barra libre y se echen conmigo “unas risitas”. Unas risitas, es justamente lo que quiero y deseo para mi Ruka de colores.

Por ello, echando mano a la libertad de expresión y sintiendo ofender a los puristas del castellano, he decidido cambiar el nombre a este apartado. Ahora se llamarán los “Conselegres” o “Legresejos” (aun no le he decidido). ¿Alguna sugerencia?

Los “conselegres” o “legresejos”, serán nada más ni nada menos, que lo que queramos que sean, siempre que nos sirvan para sonreír. 😉 😀 😛 XD 🙂

equilibrista mas texto

Les dejo a nuestro amigo el forzudo con todos los “conselegres y legresejos” que me han regalado para él.

Muchas gracias, de todo corazón a todas y todos por ayudarme en este delirio creativo. ❤

Pd: Ojalá no me haya dejado ninguno en el tintero. 😉

Comunicado de última hora

La asociación sindical de “Calcetines Guachos” con el apoyo corporativo del grupo de “Calcetines Anónimos”, declara:

Calcetines unidosPrimero: El testimonio emitido por el conocido  Tirano “Dedo Gordo”, es una burla contra este democrático Grupo Social Obrero.

Segundo: Denunciamos que el Dictador está siendo apoyado por el “populismo sentimentalista” de algunos reductos de la Troika.

Tercero: El maltrato y casi exterminio al que estamos siendo sometidos día a día con la aprobación del Tirano y las Cúpulas Políticas que lo acompañan, debe ser juzgada.

Cuarto: Exigimos la dimisión de Dedo Gordo y de todos y cada uno de sus mafiosos secuaces, además de la reivindicación de todos nuestros derechos.

Bandera de los alcetines anónimos

Asociación sindical de Calcetines Guachos y  Calcetines Anónimos.

Dedo gordo

Dedo gordo era el hijo mayor de los señores “Pedes in Terra”. Sus cuatro hermanos le llamaban “Pulgui, Pulgar o Pulgarcito”.

Lo habían apodado así, ya que Dedo Gordo les recordaba mucho a un famoso de la farándula de aquel entonces… Pero nadie sabía con exactitud, quién era ese famoso… Grandes autores, relatores, publicistas y periodistas, escribieron extensas crónicas sobre lo que creían, era su “vida privada”. Pero nunca llegaron a encontrar ninguna fuente fidedigna en la que pudiesen apoyar sus relatos…

Dedo Gordo deseaba ser como él. Nuestro amigo era amble, aunque un poco tímido y bastante curioso. Soñaba con viajar y recorrer el mundo. Al atardecer de los cálidos días de verano, solía esperar la penumbra, empapándose con los últimos rayos del sol. Le gustaba sentir en su propias carnes las bondades e inclemencias del tiempo.

Era feliz… Aunque su corazón escondía un gran secreto. Cuando el equinoccio de otoño tocaba su puerta, su cara se tapaba con delicadas prendas de lana, lino o algodón. Acurrucaba su cuerpo junto al de sus cuatro hermanos, dentro del regazo de una cajita cerrada, para evitar el frío invernal…

Estimado lector, ese instante que podría haber sido un idílico momento, se destruía repentinamente ya que el protagonista de nuestra historia, lamentablemente era “claustrofóbico”… Upsss….

Dedo gordo

En esos tristes minutos, se podía oír el silencioso aullido de Dedo Gordo…

Cada día y cada noche intentaba escapar de su confortable prisión, levantando su redondo cuerpo. Su constancia finalmente le regalaba una pequeña ventana por donde sentir la lluvia, el aire y los rayos del sol.